El documental nos sumerge en uno de los lugares más terribles del planeta, Bangladesh, convertido en un centro global de producción de artículos de cuero gracias a la deslocalización y los bajos costes de fabricación. La industria del cuero, que reporta al país más de 350 millones de euros...