Los grandes portaaviones norteamericanos están considerados por la industria bélica como las armas de ataque naval más poderosas del mundo.