En el duro invierno del Ártico, las tormentas barren el hielo con ráfagas de viento que superan con facilidad los 100 kilómetros por hora y las temperaturas se desploman hasta los -60 ºC. En este mundo gélido, encuentran su hogar osos polares, focas anilladas, morsas o belugas. Una familia de...