Uno de los secretos mejor guardados de la Segunda Guerra Mundial fue el plan japonés de bombardear el Canal de Panamá con un arma secreta innovadora diferente a todas.