Trata de explicar la importante y no siempre reconocida labor de los “gregarios” en el mundo del ciclismo, personalizada en uno de los mejores gregarios de los últimos tiempos, Chechu Rubiera.