Medios de pago tradicionales como billetes, tarjetas de crédito y cheques dieron paso a plataformas de pago virtuales y que poco a poco van ganando adeptos en todo el mundo tanto en personas comunes y corrientes como también en comercios.