Una vez experimentado, nunca se puede olvidar. Todo comenzó el 16 de abril de 1943 en Suiza. Impertérrito por el terror de la Segunda Guerra Mundial, el químico Albert Hofmann se encontraba trabajando en su laboratorio de ciencias naturales con el cornezuelo, un hongo pequeño que crece...