Los robots desarrollados para fines bélicos se acercan cada vez más a la forma de pensar y de actuar de los humanos, pero cada avance genera un conflicto en relación a la responsabilidad y la ética.