Una nueva generación de científicos creen que la maldad no se origina de la sociedad, sino de nuestro ADN. Entonces no nos volvemos malos, sino que al parecer nacemos con estos genes. Se ha identificado un gen llamado el Gen de la Maldad (warrior gene), asociado con el comportamiento violento....