Documental en el que Martin Scorsese, con la ayuda del crítico Kent Jones, evoca su infancia y juventud en el barrio neoyorquino de la “Little Italy” a través de las películas de Elia Kazan. Fue presentado en el Festival de Venecia 2010.