En 1937 el ejército imperial japonés cometió uno de los más atroces crímenes contra la humanidad que haya registrado la historia, no sólo por los casi 400 mil ciudadanos atravesados con bayonetas, decapitados con katanas, quemados, descuartizados, aplastados con tanques, enterrados vivos,...