Muestra la popularidad repentina de la pequeña Marla Olmstead, una niña de cuatro años que pinta cuadros dignos de exponerse en un museo. Estrella de los medios de comunicación a su corta edad, los críticos comparan su trabajo con el de Jackson Pollock. Las ventas de sus cuadros alcanzan los...