Sochi es el lugar de veraneo tradicional de la Rusia rica. Elegida como sede para organizar los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014, la controversia está servida: la población ha sufrido la expropiación de sus casas y el daño medioambiental es incalculable.