A Benidorm se le llama el Manhattan europeo. Si ves este microdocumental sabrás por qué.