Tres chicas que forman parte del grupo musical Pussy Riot se enfrentan a una condena de siete años en una prisión rusa a causa de una actuación satírica en una catedral de Moscú.