El rodaje del rockumental Heima duró dos semanas y se llevó a cabo mientras la banda Sigur Ros hacía una gira de conciertos gratuitos por Islandia. Heima intenta mostrar lo que sucede detrás del escenario, mediante close-ups y una extraña relación de intimidad con los componentes de la banda.