Rob Rhinehart, un ingeniero en software y aspirante a empresario, no tenía pasta para comer fuera de casa y tampoco tenía tiempo para cocinar. En vez de llenar su despensa con paquetes de noodles de 50 céntimos, intentó rediseñar el acto de comer en sí, para crear algo más barato y...