Lo han llamado self-mockumentary, porque todavía no existía un género donde encajonarlo. ¿La premisa? El hermano pequeño de Matt Berninger (The National), que no tiene precisamente madera de rockstar, no se cuida demasiado y tiene opiniones bastante particulares sobre la música del hermano...